Cultura Organizacional

 Fundamentación

Tanto el Modelo Educativo como el Enfoque Pedagógico del Colegio Particular San Francisco de Asís se inspira en el Carisma Franciscano, en los Principios educacionales, pedagógicos y en las características de la educación; en los retos y demandas que exigen la sociedad actual y, en los enfoques educativos.

El Enfoque Pedagógico atendiendo el Carisma, las Características de la educación centra su atención en la formación de la fe teniendo la pastoral como centralidad del proceso enseñanza – aprendizaje.

Desde una visión antropológica cristiana nuestro Enfoque Pedagógico asume la formación integral del estudiante desarrollando en él: competencias, capacidades, destrezas, habilidades intelectuales – afectivas y socioculturales, valores – actitudes, que le permita desenvolverse en el siglo XXI a través del aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a convivir con los demás y aprender a ser.

Todo ello orientado a formar líderes cristianos, ciudadanos con participación activa en la identificación y propuestas de solución de problemas tanto personales como de su entorno y el cuidado del medio ambiente. Nuestro Enfoque Pedagógico además resalta el aprendizaje a lo largo de todo el proceso vital por lo que nuestros estudiantes deberán estar en condiciones de aprovechar y utilizar durante toda la vida cada oportunidad que se le presente de actualizar, profundizar y enriquecer el conocimiento y de adaptarse a un mundo en permanente cambio utilizando diversos medios y recursos que proporciona las tecnologías de información y comunicación (TIC).

Atendiendo esta realidad, es que promueve el aprender a aprender a través de la adquisición de los instrumentos o herramientas esenciales para este aprendizaje continuo; el aprender a hacer mediante actividades significativas que lo vincule con la realidad y le permita su transformación; el aprender a vivir juntos en donde se privilegie la formación y vivencia de valores que le permita participar democráticamente y cooperar con los demás en todas las actividades humanas demostrando aceptación, integración e inclusión y; el aprender a ser orientado a desarrollar su espíritu interior que favorezca el conocimiento propio, su autonomía, creatividad, criticidad, juicio prudente y la realización de su proyecto de vida no sólo para su beneficio sino para el bien común.

  • Principios doctrinales

    • CATÓLICO

    “Que el educando tenga como fundamento de vida a Jesucristo, reverenciando con profundo amor a la Virgen María, Madre de Dios; siempre fiel a la Iglesia que lo envía a evangelizar en espíritu ecuménico”.

    • FRANCISCANO

    “Los educandos de nuestros Colegios deben vivir los valores franciscanos, en espíritu de oración y contemplación, en servicio fraternal preferente de los más necesitados.

    • HUMANÍSTICO

    “Que el educando franciscano sea un hombre libre, justo, solidario, y amante de la naturaleza”.

    • EDUCACIÓN DE CALIDAD

    “Que nuestro servicio educativo sea de: cumplimiento, eficiente, competitivo y permanente; que responda a las exigencias del mundo de hoy y del futuro”,

    • EDUCACIÓN PARA LA VIDA

    “Nuestra educación franciscana sea integral y permanente, que cree mejores formas y condiciones de vida para ayudar al hombre en su capacidad de vivir”.

  • Principios pedagógicos

    En la Educación Inicial y en la Educación Primaria, así como, en la Educación Secundaria, las decisiones sobre el currículo se han tomado sobre la base de los aportes teóricos de las corrientes cognitivas y ecológico-contextuales del aprendizaje, las cuales sustentan los principios psicopedagógicos que se expresan a continuación:

    • Principio de la construcción de los propios aprendizajes: El aprendizaje es un proceso de construcción: interno, activo e individual e interactivo con el medio social y natural. Los alumnos, para aprender, utilizan estructuras lógicas que dependen de variables como los aprendizajes adquiridos anteriormente y el contexto.
    • Principio de la necesidad del desarrollo de la comunicación y acompañamiento en los aprendizajes: La interacción entre el alumno y el profesor y entre el alumno y sus pares (interacción alumno-alumno) se producen sobre todo, a través del lenguaje. Intercambiar conceptos lleva a reorganizar las ideas y facilita el desarrollo. Esto obliga a propiciar interacciones en las aulas, más ricas, más motivantes y saludables. En este contexto, el profesor es quien crea situaciones de aprendizaje adecuadas para facilitar la construcción de los saberes, propone actividades variadas y graduadas, orienta y conduce las tareas, promueve la reflexión, ayuda a obtener conclusiones, etc.
    • Principio de la significatividad de los aprendizajes: El aprendizaje significativo es posible si se relaciona los nuevos conocimientos con los que ya posee el sujeto. En la medida que el aprendizaje sea significativo para los educandos hará posible el desarrollo de la motivación para aprender y la capacidad para construir nuevos aprendizajes.
    • Principio de la organización de los aprendizajes: Las relaciones que se establecen entre los diferentes conocimientos se amplían a través del tiempo y de la oportunidad de aplicarlos en la vida, lo que permite establecer nuevas relaciones entre otros conjuntos de conocimientos y desarrollar la capacidad para evidenciar estas relaciones mediante instrumentos diversos, como, por ejemplo, los mapas y las redes conceptuales.
    • Principio de integridad de los aprendizajes: Los aprendizajes deben abarcar el desarrollo integral de los estudiantes, cubrir todas sus múltiples dimensiones. Esta multiplicidad es más o menos variada, de acuerdo a las características individuales de cada persona. Por ello, se propicia consolidar las capacidades adquiridas por los educandos en su vida cotidiana y el desarrollo de nuevas capacidades a través de todas las áreas del currículo. En este contexto, es imprescindible el respeto de los ritmos individuales de los educandos en el logro de sus aprendizajes.
  • Principios educativos

     

    • La Educación debe ser ética, es decir, debe rescatar los valores que permitan la construcción de una sociedad solidaria, justa, en la que se respete la vida y la liber­tad.

     

    • La Educación debe orientarse al desarrollo humano, incluyendo bajo este concepto, el desarrollo integral de aptitudes, destrezas, habilidades y conoci­mientos para enfrentar un mundo cambiante.

     

    • La Educación debe preparar para el trabajo, otorgando al joven capacidades laborales adecuadas no sólo para emplearse en un mercado competitivo, sino para crear su propio trabajo productivo, en el marco de la transformación y modernización de la estructura productiva del país.

     

    • La Educación debe alcanzar a todos, poniendo a disposición de cada peruano la mayor y mejor educación posible, sin distingo, en pos de la excelencia.

     

    • La Educación debe ser intercultural, promoviendo  el diálogo entre las culturas y etnias, de acuerdo con nuestra realidad de país multicultural y multiétnico.