Date:junio 03, 2019

DÍA DE LA BANDERA (7 de junio)

Hoy no es cualquier día, un día como hoy hace 139 años ocurrieron sucesos que para la historia peruana son actos de valentía y de gloria, actos que nosotros en honor a la patria debemos recordar siempre y hoy más que nunca. En aquellos años, el Perú aceptaba el tratado de Alianza Defensiva con el país altiplánico de Bolivia, cuando este se vio en la obligación de subir los impuestos por la escasa diferencia de 10 centavos, el país de Chile le declaraba la guerra a Bolivia y conjuntamente a nosotros también, el orgullo peruano fue deslumbrante durante la guerra del Pacífico, quién podría creerlo, el Perú se metió en un conflicto, aún así la milicia peruana no renunció al tratado y siempre apoyó a los compatriotas bolivianos. Lamentablemente ellos no pensarían igual en aquel tiempo, donde el 26 de mayo de 1880, en la Batalla del Alto de la Alianza, los bolivianos se retiran a su patria y nunca más vuelven a participar en la contienda, dejando al Perú solo contra Chile. Aunque no lo sepamos si existió una batalla que se ganó el 27 de noviembre de 1879, la Batalla de Tarapacá, aunque esta tenía un sabor a derrota puesto que, pese a la victoria del ejército peruano, se retiraron hacia Arica, dejando así el terreno luchado a manos chilenas. Pese a todos estos acontecimientos, el Perú siguió resistiendo lo mejor que pudo, toda la sangre que se derramaría sería por honor, por defensa y por orgullo, de esta manera, el 5 de junio de 1880, el mayor Juan de la Cruz Salvo, fue enviado por el mando chileno como parlamentario, para intimamidar a Bolognesi la rendición de Mica. Salvo hizo énfasis en que la enorme diferencia numérica de soldados, armamento y logística entre ambas fuerzas, resultaría en un inútil derramamiento de sangre. Bolognesi le respondió: «Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho», una frase para la historia peruana. El 7 de junio de 1880 el Coronel Francisco Bolognesi y otros 2000 hombres peruanos, juron defender hasta la muerte su patria, en aquella batalla los chilenos al mando del Coronel Pedro Lagos con más de 7 000 hombres, se rigen en una orden que decía: “Hoy no hay prisioneros”. Durante la batalla, el Coronel Bolognesi fue herido de bala, pero con todo el dolor que pudo sentir, siguió luchando hasta el final, la culata del arma de uno de los soldados chilenos se estampó con ira sobre la cabeza del Coronel, dando el final de su vida. En otro lado de la batalla, en algún momento, la bandera peruana casi es tomada por los chilenos, pero con fuerza y coraje tendría su aparición Alfonso Ugarte que no permitió que la bandera peruana fuera símbolo de conquista para los chilenos y junto con ella, en el caballo que montaba se lanzó del morro de Arica, dando a entender cuánto estaba dispuesto a dar por su patria. A todos los presentes, solo les quiero decir que siempre lleven en alto los colores de nuestra bandera, porque es un símbolo de patriotismo, porque alguna vez existieron personas que la defendían a muerte y nosotros tenemos la responsabilidad de continuar con ello. Por eso, cada vez que tengamos el gran honor de cantar un himno frente a ella, no lo hagamos con decidía, hagámoslo pensado en aquellas personas que dieron todo, por la patria, por nosotros y por la bandera. Recordemos con este homenaje a todos los hombres que sucumbieron ante la muerte ese día, y siempre tengámoslos en alto, para que su sacrificio no haya sido en vano. ¡QUE VIVA EL PERÚ! ¡QUE VIVA LA PATRIA! ¡QUE VIVA LA BANDERA!