Símbolos

  • LA TAU

    La Tau es un símbolo que se asemeja a lo cruz de Cristo y considerada por Francisco como signo de conversión, penitencia, elección, humildad, protección por porte de Dios, redención y de salvación en Cristo. Por eso, Francisco la usaba para firmar cartas, marcar paredes, sanar heridas y enfermedades.
    La Tau, es originariamente un simbolo de la antigüedad, compartido por muchas culturas; la escandinava, la egipcia, la fenicia, la judía, la romana, lo griega y hebrea respectivamente. Además, la Tau fue lo cruz que llevaban los monjes antonianos sobre el escapulario, la liturgia y el arte sagrado.
    San Francisco, por la semejanza que la TAU tiene con la cruz, la amó de tal forme que, tanto en su vida como en sus gestos, ocupó un lugar especial. El signo profético de la TAU se sublima, actualiza y alcanza el valor de salvación; pues él mismo se siente “salvado” mediante el amor y la misericordia de Cristo que muere. El amor de Francisco hacia este signo, nacía de la apasionante contemplación de la Cruz, al valorar la humildad y misión de Cristo que en Ella mostró a toda la humanidad la prueba más grande de su amor.

  • EL SALUDO DE PAZ Y BIEN

    El saludo de “Paz y Bien” s un símbolo que proviene de la tradición de la espiritualidad franciscana, del Testamento de Francisco y de la Biblia, respectivamente; ya que se cuenta que estando Francisco haciendo su retiro de 40 días, en una montaña, lloraba y suplicaba Dios por el perdón de sus pecados cometidos en su juventud, los mismos que merecían un castigo. Al cabo de ello, el arcángel Gabriel fue enviado para comunicarle que Dios ya le había perdonado hada mucho tiempo; lo que provocó que Francisco recobrara lo alegría en el rostro y fuera de
    inmediato donde sus hermanos, a quienes encargó que anduvieran por pueblos y aldeas diciendo el saludo “Paz y Bien”.
    Por su parte, en su Testamento, Francisco recomendó a sus hermanos que el Señor le había revelado que todos dijeran el saludo “El Señor te da la paz” (Test N° 23).
    Finalmente, la Biblia, fuente de inspiración a la que acudía Francisco de forma permanente, rezo así, en el salmo 122 (121): “y ahora por mis hermanos y amigos diré: «que haya paz en ti». Por el templo del Señor, nuestro Dios, procuraré tu bien”. De ahí, asumió el santo la constante de saludar a los fieles deseándoles la Paz y el Bien.

  • EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN

    El crucifijo de San Damián, es un icono de Cristo Glorioso que fue pintado sobre tela poco después del año 1100 y luego pegado sobre madera. Obra de un artista desconocido del valle de lo Umbría, que se inspira en el estilo románico de la época y en lo iconografía oriental.
    Esta cruz, de 2.10 metros de alto por 1.30 metros de ancho, fue realizada pora, la capilla de San Damián, de Asís.
    San Damián, es un Cristo inspirado en el evangelio de San Juan. Es el Cristo Luz, y también el Cristo Glorioso. Sin tensiones ni dolor, está de pie sobre la Cruz; no pende de ella. Su cabeza no está tocada con uno corono de espinas; lleva una corona de Gloria. Se afirma que es el crucifijo más difundido del mundo y un tesoro para la familia franciscana, ya que a él se dirigía Francisco con la Oración: «Oh alto y glorioso Dios, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para cumplir tu santo y verdadero mandamiento» (OrSD).
    El biógrafo Tomás de Celano dice que este Cristo le hablo a Francisco, pidiéndole que “repare su Iglesia, que amenazaba ruina”.

  • LA INSIGNIA

    Nuestra insignia tiene una forma coronada y apuntada, con un borde de color oro viejo. Se divide en dos franjas horizontales. En la franja superior se distinguen los colores de la Bandera Nacional, sobre los que están impresas las iniciales del colegio. En la franja inferior se puede apreciar como fondo, símbolos netamente arequipeños como son: el Misti, su cielo azul y la verde campiña sobre este fondo descansan tres emblemas franciscanos: el león rampante de Asís, que significa la aspiración del joven Francisco de ser un caballero cruzado y que al final terminó siendo un Caballero de Cristo; la Tau, es la última letra del alfabeto hebreo y significa ser últimos, pequeños y humildes corno lo enseña Jesús al decirnos que quien quiera ser el primero en el Reino de Dios se hago el último; y los brazos cruzados con llagas en las manos que representan la unión de San Francisco con Jesucristo y el anhelo de aquél en quererlo imitar pobre y crucificado. Finalmente, en le parte superior tiene una corona que fue tomada del escudo de la ciudad de Asís.